ICAL. Imagen de archivo del arzobispo de Burgos, Mario Iceta.
ICAL. Imagen de archivo del arzobispo de Burgos, Mario Iceta.

La controversia continúa. Ahora, por cuestiones económicas alejadas de la Fe. La exabadesa de Belorado, Laura García de Viedma, denominó al arzobispo de Burgos y presidente de la Comisión Gestora, Mario Iceta, como "usurpador ilegítimo" por controlar sus cuentas.

Desde el Arzobispado han respondido rápidamente. Niegan esas acusaciones y afirman que "se está intentando confundir a la opinión pública". En un comunicado han explicado que "todas las entidades bancarias y las administraciones públicas, una vez aportada la documentación, han reconocido la representación legal del Comisario Pontificio".

Asimismo, cifran la deuda de las religiosas en 42.000 euros "solo en facturas", es decir, sin tener en cuenta los préstamos. Indican también que algunas de esas facturas tendrían hasta "dos años de antigüedad"

Las palabras de García de Viedma no han sentado nada bien en el seno de la Iglesia y ya avisan de que Iceta "se reserva el derecho de acudir a los tribunales para defender su honor".