Óscar Puente durante una intervención en el Senado, mostrando una expresión de preocupación.
Óscar Puente durante una intervención en el Senado, mostrando una expresión de preocupación.

Óscar Puente, ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, ha manifestado su desencanto con el impacto del AVE (Alta Velocidad Española) en la lucha contra la despoblación en Castilla y León. Durante una sesión de control en el Senado, Puente se ha mostrado crítico respecto a la efectividad de estas infraestructuras para retener la población en la comunidad, que sigue siendo una de las más afectadas por este problema en España.

"Hagamos una reflexión en voz alta. ¿Nos ha servido de algo a los castellanos y leoneses en términos de pérdida de población? De nada", explicó Puente, subrayando la conexión de ciudades como León, Palencia, Burgos, Segovia, Valladolid y Zamora con hasta 12 conexiones. Esta declaración surge en respuesta al senador ‘popular’  por Segovia, Juan José Sanz Vitorio, quien había discutido la función de las infraestructuras como mero medio y no como solución definitiva.


Aunque Puente reconoce la calidad de las infraestructuras, lamenta que no se hayan traducido en un freno efectivo al éxodo rural. "Lo digo con pesar y ojalá seamos capaces de encontrar en Castilla y León las palancas para aprovechar unas infraestructuras muy buenas".

En el mismo encuentro, el ministro defendió la ejecución de los proyectos de su departamento, a pesar de las críticas sobre la gestión de los fondos europeos de Recuperación y la inversión del Ministerio en 2024. Puente subrayó su compromiso con el Corredor Atlántico, destacando una inversión de 6.000 millones de euros en licitaciones desde 2018 y asegurando la aceleración de proyectos con miras a cumplir con las obras previstas para 2030.

Además, Puente subrayó la importancia de las bonificaciones de las tasas aeroportuarias para fomentar nuevos tráficos en aeropuertos de tamaño medio, como el de Valladolid, y su potencial impacto positivo en la comunidad.

Aunque Óscar Puente se muestra como un defensor de las grandes infraestructuras, su efectividad para combatir problemas estructurales como la despoblación en Castilla y León es, según sus propias palabras, aún es una asignatura pendiente.